sábado, octubre 1, 2022
81.7 F
Miami
sábado, octubre 1, 2022
spot_img

La ‘noche mágica’ alumbra la víspera de la Batalla de Flores de Laredo

Date:

Laredo (Cantabria), 26 ago (EFE).- Los participantes en la Batalla de Flores de Laredo han cumplido durante esta madrugada con la liturgia de la ‘noche mágica’, donde la premura por acabar a tiempo la decoración de las carrozas pugna con la minuciosidad de colocar a mano, una a una, cada flor o pétalo para buscar la excelencia de unas alegorías que desfilarán esta tarde por las calles del municipio.

Los participantes en la Batalla de Flores de Laredo han cumplido durante esta madrugada con la liturgia de la 'noche mágica', donde la premura por acabar a tiempo la decoración de las carrozas pugna con la minuciosidad de colocar a mano, una a una, cada flor o pétalo para buscar la excelencia de unas alegorías que desfilarán esta tarde por las calles del municipio. EFE/Miguel Ramos

Bajo la atenta mirada de curiosos que rondan cada rincón, las agrupaciones han revelado sus casetas para mostrar el engranaje de decenas de personas que asumen ilusionadas su papel en esta Fiesta de Interés Turístico Nacional, desde clavar las flores, perfilar el vestuario, acercar las cajas con clavelones, dalias y margaritas, poner música para animar o cocinar.

LAREDO (CANTABRIA), 26/08/2022.- Los participantes en la Batalla de Flores de Laredo han cumplido durante esta madrugada con la liturgia de la 'noche mágica', donde la premura por acabar a tiempo la decoración de las carrozas pugna con la minuciosidad de colocar a mano, una a una, cada flor o pétalo para buscar la excelencia de unas alegorías que desfilarán esta tarde por las calles del municipio. EFE/Miguel Ramos

«Es el último empujón tras meses de duro trabajo, donde la incertidumbre por ganar se palpa en el ambiente», reconoce Miguel Domosti en palabras a Efe quien, después de acumular más de 70 años ligados a este certamen floral, ha sido distinguido este año como carrocista veterano.

En la víspera, colaboran en la elaboración de las carrozas tanto adultos como jóvenes y niños, que «irradian más alegría» al sentirse útiles y sobre los que interesa despertar la querencia por la Batalla de Flores, con la idea de que esta fiesta popular cuente con cantera de cara al futuro.

«A partir de las cinco o seis de la mañana los voluntarios comienzan a retirarse después de tanto trabajo, por lo que llegan las horas más críticas», apunta Miguel, quien añade que más adelante esos rostros de cansancio se transforman en alegría durante el desfile, cuando el público admira y aplaude la labor «bien hecha» con estos monumentos artísticos.

A sus 86 años, Miguel sostiene que las carrozas de antaño no eran tan majestuosas o se vestían con miles de flores como ahora e, incluso, se acudía al magnolio para tapar con sus hojas verdes las «calvas» de las composiciones cuando apremiaba el tiempo.

Y es que para que la flor conserve su viveza y tonalidad, los carrocistas comienzan a clavarlas dos días antes del concurso, si bien en los últimos años se descubrió que los clavelones, al «aguantar más» la perdurabilidad, pueden introducirse desde principio de la semana.

Una evolución en la confección de las carrozas que también ha repercutido en el revestimiento de las estructuras con corcho blanco en vez de madera, con lo que se gana rapidez a la hora de fijar las flores y se evita ese sonido metálico que genera el martillo al golpear el clavo y que «tantas noches dejaron a los vecinos sin dormir», bromea Miguel.

Aún tiene presente su primera intervención en la Batalla de Flores, cuando de niño montó una carroza a partir de unos aperos de campo que llamó «Viva la agricultura» y que pudo decorar con flores gracias a la ayuda de sus vecinos del barrio La Pesquera.

Una colaboración que, con el paso de los años, sigue perenne entre los carrocistas echándose una mano unos a otros cuando, por ejemplo, alguien se queda durante la ‘noche mágica’ sin flores específicas para terminar su obra.

«Pese a la rivalidad del concurso, existe un hilo de unión y compañerismo entre todos los que conformamos la Batalla de Flores de Laredo», subraya Miguel.

Él concurrirá dentro de unas horas con la carroza «Arrecife», del grupo El Cantu, y espera, al menos, llegar al podio de esta 111 edición del certamen que regresa tras dos años de parón por la pandemia.

No en vano, cree que no existe mejor momento en la Batalla de Flores que observar «las caras de emoción y satisfacción» de los miembros de la agrupación a la hora de recoger un premio porque supone la «culminación» de una aventura que iniciaron juntos, como una «familia».

Por Miguel Ramos

spot_img
spot_img
spot_img

Noticias Relacionadas

Campesinos mexicanos buscan proteger tradición prehispánica del atole nuevo

Mérida (México), 1 oct (EFE).- Campesinos mexicanos buscan proteger...

Trío puertorriqueño Son by Four estrena su nuevo tema, «Lo Que Has Comenzado»

San Juan, 1 oct (EFE).- El trío puertorriqueño Son...

Elie Saab lo apuesta todo al blanco en la pasarela de París

París, 1 oct (EFE).- Blanco, encajes y detalles florales...

La escritora Laura Fernández: «No tomarte la vida en serio te salva del éxito»

Buenos Aires, 1 oct (EFE).- Risueña, tranquila y un...

Nada funciona mejor que una noticia.

¡Únete a nosotros!